El barro, una cuna y la cruz: reinicio a la luz del Viernes Santo

La historia de Dios y el hombre es una historia de encuentros y desencuentros en los que el barro,  una cuna y la cruz han supuesto el comienzo de una nueva etapa.

En el inicio, tomando barro en sus manos, Dios creó al hombre y lo hizo a su imagen y semejanza, depositando en él lo más preciado que podía concederle: la libertad. Una libertad que incluso podía llegar a darle la espalda a Dios, a negarlo.

Dios siempre se mostró cercano a su creatura, imagen y semejanza suya, pero el hombre, una y otra vez, se separaba de él y le era infiel.

En un segundo momento, Dios quiso volver a hacerse presente en la vida del hombre. Habiendo intentado por medio de profetas y de otras muchas mediaciones que el hombre retornara a su camino, quiso Dios hacerse aún más cercano al hombre y se hizo uno como él. Y además, de una forma sencilla, de una forma humilde: en la familia de Nazaret. Una sencilla cuna, en una sencilla estancia, con una sencilla familia, fueron su hogar. Un nuevo y profundo encuentro de Dios con el hombre.

Pero aún hay más: porque el Hijo de Dios se encarnó, compartió con el hombre su vida, y el hombre lo mató crucificándolo tal día como hoy. Y es en ese momento cuando se produce otra profunda unión entre Dios y el hombre: yendo a lo más profundo de él, a la experiencia más extrema: la muerte. Dios se hace hombre y llega a tocar lo más hondo de la vida del hombre, el momento de suprema debilidad y que iguala a todos los seres humanos, porque todos somos iguales ante la muerte.

Y en ese momento de debilidad, en ese encuentro profundo con el hombre, Dios lo vuelve a ensalzar porque es imagen y semejanza suya y no quiere que perezca. Por eso el Hijo de Dios tenía que padecer y resucitar al tercer día, para que este encuentro con Dios fuera el inicio de una nueva relación con el hombre.

Si Jesus no resucita, de nada sirve nuestra fe. Pero hoy recordamos (volvemos a pasar por el corazón) la muerte de Jesús, momento de profundo encuentro entre Dios y el hombre. No es momento de final sino de reinicio. Un nuevo sentido y una nueva esperanza brotan del mal, de la injusticia, del dolor y el pecado. En Jesús, por su cruz, somos nuevamente liberados de las ataduras del mal, del pecado y de la muerte. En Jesús se produce el reencuentro: somos hijos en el Hijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *