También hoy en Venezuela los sueños se hacen realidad

Hoy es domingo 14 de enero de 2018. Podría ser un día más, pero se trata de una jornada en la que un gran sueño se ha hecho realidad.

Normalmente, los sueños se cumplen en el desenlace de una bonita película o en lugares donde el entorno o las circunstancias lo favorezcan más. Pero el sueño que hoy se cumple no es el final de ninguna película de Disney y tiene lugar en el barrio de La Pastora, en Caracas, en el corazón de una Venezuela que no pasa por los mejores momentos de su historia, pero que no deja de soñar.

Entre sueños escuchó el profeta Samuel la voz de Yahvé que le llamaba para que le siguiera; entre sueños San José escuchó el mensaje del ángel para que tomara a María como mujer y se hiciera cargo del niño Jesús que iba a nacer; y podríamos decir que cada uno de nosotros somos el sueño de Dios hecho realidad, aunque en muchas ocasiones podamos suponer para Él una pesadilla…

En uno de los soliloquios más famosos del drama español, obra de Calderón de la Barca, Segismundo piensa en la vida y en su suerte con esas universales palabras: “¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño: que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.” Hoy habría que contradecir al maestro Calderón diciéndole que no es verdad, que no todos los sueños son ficción o ilusión, pues hay algunos que se sí se cumplen, que sí se hacen realidad.

Hoy es el día en que el sueño de unos peregrinos que se dejaron guiar por el ejemplo del profeta Jeremías culminan una etapa que les impulsará a continuar el camino. Hoy es el día en que Fátima, Henry, Imelis, Janeth, Leopoldo, Luis, Marisol, Martha, Moisés, Orlando y Sammytier no sólo hacen realidad su sueño sino el de toda una familia religiosa como es la familia agustino recoleta.

Quienes fueran los impulsores del movimiento juvenil agustino recoleto en la Parroquia de San Judas Tadeo de Caracas, aquellos que más adelante configuraran la Comunidad Jeremías y prosiguieran con la experiencia de Peregrinos, hoy hacen sus promesas como Fraternidad Seglar Santa Magdalena de Nagasaki. Y con su sueño cumplido nos hacen seguir soñando a los demás que el presente y el futuro sigue pleno de ilusión y de esperanza.

Que este sueño cumplido se haga realidad, además, en esta Venezuela de hoy, nos dice mucho. Nos habla de un Dios que se manifiesta de las maneras más inesperadas, en las condiciones más adversas y en los lugares donde otros pierden la capacidad de soñar.

Queridos amigos de la nueva Fraternidad Seglar Santa Magdalena de Nagasaki. En este domingo 14 de enero abrís un nuevo camino en nuestra familia que hará soñar a otros muchos. Y, además, nos ofrecéis una gran enseñanza, una gran lección: que el futuro está en nuestras manos, en las pequeñas decisiones personales, en los sencillos compromisos que, cuando se comparten en comunidad, llegan a iluminar mucho, como vosotros ilumináis hoy a nuestra familia. Gracias siempre a Dios por seguir soñando con nosotros, y gracias a vosotros por hacer realidad el sueño de Dios. Sigamos soñando juntos, sigamos siendo luz de esperanza para el mundo.

Un comentario en “También hoy en Venezuela los sueños se hacen realidad”

  1. Un sueño hecho realidad y que a pesar de las vicisitudes de nuestro país nos hace más hermanos y a pesar de nuestros proyectos personales nuestro corazón se mantendrá inquieto y siendo un solo corazón a donde vayamos a difundir este carisma… un abrazo fraterno de Imelis y Henry…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *