Lunes Santo | Semana Santa POR DENTRO

Hoy es Lunes Santo, y tenemos la invitación de ir a Betania, a la casa de Marta, María y Lázaro. Betania (que significa ‘casa de Dios’) está a las afueras de Jerusalén y Jesús, seis días antes de la Pascua, había acudido allí para cenar con sus amigos. Esta cena es símbolo del triunfo de la vida sobre la muerte. Poco antes, Jesús había resucitado a Lázaro de entre los muertos. En sus encuentros con personas, Jesús siempre sacaba lo mejor de cada uno y, en tantas ocasiones, de la muerte hacía surgir la vida; incluso de una mala experiencia era capaz de extraer una gran enseñanza.

En este Lunes Santo me venía a la mente un cortometraje checo llamado “El puente” que describe la relación entre un padre y un hijo. Ambos se necesitan mutuamente y se complementan: el padre es una persona triste y el hijo es el que le hace sonreír e incluso le quiere ayudar en su trabajo. El padre trabaja como operario en un puente por el que pasa el tren y está encargado de hacer el cambio de vías para que no descarrile.

En paralelo a esta relación del padre con el hijo, en el cortometraje se muestra cómo las personas que van en el tren no se dan cuenta de las necesidades de los demás. Se palpa infelicidad, pérdida del sentido de la vida, adicciones, enfados. Parece que sólo la relación del padre con el hijo es la que aporta armonía.

En un momento, el hijo se da cuenta de que el tren llega demasiado pronto, pero el padre no está allí para escucharlo. El hijo hace lo posible para salvar el tren, y sin querer cae a la caja de cambios y comienza a gritar: el padre se percata de la situación y escucha horrorizado los gritos del hijo.

En ese momento el padre debe tomar la decisión de salvar el tren o salvar a su hijo. En el tren cada uno sigue a lo suyo y nadie es consciente de lo que allí pasa. Pero, justo en ese momento, el padre toma la dura decisión de sacrificar a su hijo para salvar el tren.

Sólo una chica con problemas de droga se da cuenta de lo sucedido y ver al padre llorar por su hijo hace que ella se transforme interiormente.

Ya al final del corto, cara a cara con el padre, esta chica antes con problemas ahora aparece renovada, libre de su pasado y sostiene a un bebé en sus brazos. Reconoce al padre y ambos experimentan que la muerte del hijo no fue en vano.

 

Haciendo una lectura para nuestra Semana Santa, podemos ver reflejado cómo el hijo se convierte en puente entre Dios y los hombres; cómo de un hecho negativo, de un sacrificio se puede sacar vida, renovación, libertad y esperanza.

 

Hoy es lunes Santo y comienza el camino de Jesús a la cruz, pero en el encuentro de Betania Jesús es capaz de iniciar su camino a la cruz llevando vida.

 

Sigamos viviendo la Semana Santa por dentro.

@antoniocarron | #SemanaSantaporDentro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *