Una cuna vacía… con mucho sentido

En muchos “belenes” se mantiene la tradición de no poner la figura del Niño Jesús hasta la noche de Navidad. Es una imagen simbólica para el tiempo previo de Adviento, tiempo de espera.

Pero hay algo más detrás de este símbolo. Muchos llevamos festejando la Navidad desde hace  semanas, casi meses. A ello contribuyen, en gran medida, las grandes campañas comerciales. En estos días, muchas de las tarjetas navideñas y anuncios publicitarios nos felicitan “las fiestas”. Y quizás, sin quererlo, nos fijamos tanto en estos detalles exteriores, en los preparativos de estos días, que nos olvidamos de lo fundamental.

Pero es que, aún hay más: la Navidad no es igual para todos. No podemos ser tan ingenuos de pensar que, en estos días “de fiesta”, se paralizan los conflictos, se interrumpen las guerras, se deja de sufrir… Pensemos, por un momento, en la Navidad de este año en Siria, en Venezuela, en muchos países de África o, incluso, más cerca, en alguna familia cercana, en personas solas en casa, en alguien que, sin saberlo nosotros, sufre…

Es más, no es poca la gente que experimenta un cierto rechazo por la Navidad, se le vienen a la cabeza recuerdos, personas, experiencias que no hacen especialmente agradables estos días. Algunos de ellos, incluso, están relacionados con otras Navidades, con tiempos pasados felices… que ya no son iguales…

¿Por qué, entonces, esta aparente “farsa” de tener que ser todos tan felices en estos días? ¿Felices por qué? ¿Cuál es el motivo? ¿En qué centramos la alegría de la Navidad?

Yendo a las fuentes, nos encontramos con una realidad que, a primera vista, no resulta muy “idílica”: una madre embarazada sin un lugar donde dar a luz; un padre confuso por los acontecimientos acaecidos; una duda, en ambos, sobre cómo iba a terminar todo eso…

No, no tuvo que ser fácil vivir esa situación en el día del nacimiento de Jesús. Y no terminaremos de comprender la Navidad si no tenemos en cuenta lo que, en aquel momento, según las fuentes, se tuvo que vivir.

Pensándolo bien, mucho más cercanos a vivir la Navidad, están los protagonistas de las Bienaventuranzas: los que lloran, los que tienen hambre y sed de justicia, los perseguidos… porque ellos sí han experimentado una cuna vacía y van a poder alegrarse, verdaderamente, de la llegada de Aquél que da sentido a todo. “El Ser mayor que el cual nada puede ser pensado”, al que tantas veces se han referido los filósofos, se hace carne, se hace uno como tú y como yo, comparte contigo y conmigo todo lo que tú y yo podemos experimentar en esta vida… incluso lo malo, incluso la muerte.

No comprenderemos del todo la Navidad si no partimos de una cuna vacía. Sólo puede ser llenado aquello que tiene espacio para llenarse. Si estamos llenos, ¿qué pinta Dios en nuestra vida? Pero no nos engañemos: sólo Él da pleno sentido. Las personas nos fallan y pasan, las cosas se rompen, el tiempo corre… y sólo Dios permanece…

Decía San Agustín: “Nisi credideritis, non intelligetis” (“A menos que creas, no entenderás”). Sólo se comprende la Navidad desde la fe… es así como cobra sentido la vida.

No dejemos nuestra cuna vacía, pero tampoco la llenemos de cosas que pasan… que Él, verdaderamente, nazca en nuestra cuna. Ahora sí, feliz Navidad.

(Imagen tomada en el Portal de Belén de la Basílica de San Pablo Extramuros, Roma, en diciembre de 2016)