Viernes de dolores | Semana Santa POR DENTRO

Hoy es el último viernes antes de que comience la Semana Santa. Para muchos supone el inicio de unos días de vacaciones, para otros es el viernes de Dolores en que se recuerda el sufrimiento de María durante la Pasión de Jesús y este viernes es también  considerado como la antesala de la Semana Santa.

En cualquier caso, es importante que en estos próximos días en que, cultural o religiosamente, viviremos la Semana Santa, tengamos oportunidad de profundizar un poco en lo que estos días significan.

Al hablar de la Semana Santa siempre recuerdo una anécdota que me ocurrió hace tiempo con unos niños pequeños que estaban discutiendo entre sí por qué celebrábamos todos los años lo mismo si Jesús ya murió una vez. A lo que el otro le respondió: es que somos tan cabezotas que si no lo recordamos todos los años se nos olvida.

Pues eso es: cada año tenemos oportunidad de recordar (y no olvidemos que ‘recordar significa volver a pasar por el corazón las cosas), pues tenemos oportunidad de recordar lo que ocurrió hace ya más de 2000 años en Jerusalén: que todo un Dios (el ser mayor que el cual nada puede ser pensado que dicen los filósofos), habiéndose hecho uno como tú y como yo, murió por ti y por mí.

No olvidemos que, de alguna manera, Dios le concedió al ser humano un cheque en blanco para que hiciera con él lo que quisiera. Y esa libertad la puede utilizar para muchas cosas que, o bien lo alejan o bien lo acercan a Dios. Esto me recuerda mucho también al techo de la capilla Sixtina donde está representada la mano de Dios y la mano del hombre como queriendo tocarse. Y cuántas veces el hombre ha querido separarse de Dios y Dios ha querido acercarse al hombre.

Vivir la Semana Santa es vivir este deseo de Dios de acercarse al hombre reviviendo la forma más extrema de cercanía: hacerse uno como nosotros, vivir como uno de nosotros, padecer como uno de nosotros y morir por amor a nosotros.

Abrimos las puertas a una Semana Santa en la que podremos hacer muchas cosas, pero aprovechemos un poquito también para redescubrir la presencia, la cercanía de Dios en nuestras vidas.

Os invito a que vivamos la Semana Santa por dentro.

@antoniocarron | #SemanaSantaporDentro